Tu sendero con los lobos.


La Luna disimula los senderos
incluso los disfraza de ternura,
los pinta de bondad los elimina
del mapa del recuerdo y los ignora.

Buscabas acomodo en su  silencio,
sus  cómplices mirada de danzante,
la astucia de sus brumas que te oculte
no sólo la intención también los pasos.

Masticas tus  amantes pudorosos
voraces devorados por incautos
sin límites ni oscuras  inocencias.

Caíste en lo que  sólo es una trampa:
compartes el sendero con los lobos,
 no aciertas su  bondad a dentelladas.

Comentarios

carmen jiménez ha dicho que…
Es que la luna siempre fue muy traidora...
Un poema delicioso Enrique.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias Carmen. Tú si que escribes delicioso, te he estado leyendo y cada vez te superas.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.