Al Petirrojo.

Al Petirrojo.

Maese Petirrojo no se olvide
del fresco sinsabor de las empresas;
las perlas de este mundo que confesas
son cuartos y caudales ¿qué decide?

Acceda a que el valor cuando se pide
aguarda de cuantías y promesas
y viene como el oro por remesas
con ganas de espesuras, y divide.

Tampoco hay que alarmarse que es probado
que a más a más quien quiere es el progreso;
modestia que en aparte se ha privado
si no en las asambleas y el congreso,
no piense por asomo que han burlado
los prendas al común en el proceso.

Liviano está y cortés el buen salvaje
si funde a la modestia su coraje.

Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.