Barquilla pescadora.



Irradia el viejo mar óxido amargo
de lunas y limones verde y oro,
divisas de una isla del tesoro
que llevan a las almas al embargo.

Resiste sus embates por encargo
y tiene de metal sede y decoro,
abiertos en la piel por cada poro
que el aire y el dolor visten de largo.

Barquilla de madera que varada
no sale ya a esta mar que hiere al día
y está sola en la orilla enajenada.

No hay faro que dé luz y melodía
las noches de tormenta y marejada
con riesgo y en su haz sirva de guía.

Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Te conozco