Dolor en la pared.

En la pared con premura
dejo mi mensaje en blanco,
si no he sabido expresarme
coherentemente y despacio,
no es lo mismo decir nada
que mantenerse callado
con el llanto en las mejillas
sobre un rictus de los labios
ni que cabalguen por mí
y en mis adentros caballos
salvajes y peligrosos
fieramente desbocados.
También me duele el sonido
y me molestan los pasos
que no supe caminar
y me tienen atrapado.
Enrique Sabaté







Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección