Te conozco

Yo sé de tus espacios,
tus lívidos silencios,
la base, la estructura,
tus formas, tu talento,
el ágora imperioso
que habitan los deseos
de ser la más brillante
gaviota del Egeo.
Conozco cada plaza,
las calles de tu pueblo,
lo mucho que se olvida
privado del recuerdo,
el río sin memoria
discurre en este tiempo
que a nada compromete
ni brinda sentimientos.
En fin que ya es sabido
tu lenguaje converso
en voces codiciosas
sin alma, ni consuelo,
siquiera es un temblor

contigo de epicentro.

Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.