Añil y Cal. A Adolfo Morales.

De añil y cal pintadas tus paredes

Y el alma del color de los olivos.

La vista en el afán que, urge a los vivos,

contiguo a la ficción tiende sus redes.


Imágenes de un mundo, en tus archivos,

teñido de lamentos y cadencias

de un rojo carmesí sin reverencias

y amable comprensión por los furtivos.


No esperes la razón sin estridencias

que es poco conveniente lo inmediato,

no digo pernicioso ni aun ingrato,

lo típico: un tendal de inconveniencias.


No hay nada como ser un cincinato

y arar por propia mano los terrones

cuidando no te tienten las pasiones

que ciegan y te obligan por contrato.


Invoquen complacientes religiones

fanáticos pagados por si mismos.

Tú eliges componerte en silogismos

por si hallas la verdad en ecuaciones.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Ya di vueltas por ahí para enterarme de que Adolfo reprodujo un estupendo soneto tuyo de tu poemario "Vagamundos en rebeldía"
Le gustará que le dediques este magnífico poema.
Abrazos.
Adolfo. ha dicho que…
Quedo enrojecido y aturdido por tan grande dedicatoria, que entiendo inmerecida, pero que recibo y comparto con todos los "añiles y cales" que se acercan a esa orilla a descansar, compartir un café o contar una ensoñación. Repito Enrique "tas pasao" pero gracias, muchas gracias.
Anónimo ha dicho que…
Ybris, Adolfo ha publicado un par de poemas míos y la verdad es que era un modo de agradecerle esa publicación, como sabes a mí lo que mejor se me da es retratar a las personas y como no sé dibujar lo hago en verso.


Adolfo; es un retrato en instamatic y si lo mereces sí. Todos somos merecedores de todo lo que nos pueda brindar la vida.


Salud compañeros.

Enrique anónimo.
almena ha dicho que…
También me he puesto a buscarte entre añiles y cal...
Dígame, juglar, ¿algún libro suyo que yo pueda buscar en la librería?
En algún sitio te he leído que éste no está publicado...

Un abrazo!
Enrique Sabaté ha dicho que…
Almena la de las hermosas vivencias, no, no tengo ningún libro publicado, este de vagamundos en rebeldía, como ganó el segundo premio no tenía opción a publicarse, he presentado alguno más por esas editoriales y certámenes y no han prosperado.

Así que tendrás que conformarte con leerme en este espacio, yo con esto me doy por satisfecho, hasta hace unos años escribía en servilletas que directamente iban a la basura, todavía tengo esa costumbre, la de escribir versos en los manteles y servilletas de papel de los bares, luego cuando recogen las mesas van donde deben ir, al olvido.


muchas gracias por tus amables palabras.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.