Adiós o hasta más ver.

Flores heladas de invierno
adornan tu corazón,
con tus palabras hirientes
haces presente el dolor.

Deja libre el pensamiento
rasgando la soledad,
no te quedes sin canciones
ni dejes tu voz quebrar.

Expresa tus emociones
quedo y solo, a viva voz,
no te evites los abrazos
que valoran la intención.

No permitas que el engaño
difumine la verdad
ni que los sueños terminen
poco antes de comenzar.

Entre los cristales rotos
y un humo gris, como no,
quedan viejas estaciones,
de hierro, a un paso veloz.

No te asustes si te digo
que no he podido olvidar
mas he de coser mi boca
con grapas de ruin metal.

No niegues que siempre he sido
marioneta de cartón
que con el alma de trapo
quise ser lobo feroz.

Valiera más que escusaras
este apetito voraz
que hace sangrar estos labios
que ya no te cantarán.

No es fácil constantemente
acostumbrarse al adiós,
sí un títere soy, sé que ahora,
se terminó esta función.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Dan frío todos los adioses.
¿Por qué será que inspiran las páginas más bellas y sentidas?

Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias amigo mío.

Irse es dejar de molestar, la verdad.

Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Perdona que me entrometa en tan sentidas palabras... pero si irse es dejar de molestar, no quieres que te molestemos??... con lo que me gusta molestarte
Enrique Sabaté ha dicho que…
Disculpa, anónimo, a mí me encanta que me acompañen, no me suele molestar nadie.

Hablaba de mí mismo y de lo que yo pueda resultar molesto.

Y en esas andamos.

En demasiados sitios a la vez y más desubicado, eso me ocurre así que de algún lugar habré de marcharme. Quizá trasladé algún problema que sólo está en mi cabeza y que alcanzo yo nada más. Y ´ni así estoy seguro de ello.

un abrazo.
DENAVEGANTES (c) ha dicho que…
Esto no es ningún adios a la francesa, por lo que leo parece más serio... ah¡¡¡ ni los poetas están a salvo del biorritmo, ni de la incertidumbre de los titulares, ni de los precios del Mercadona... poeta-juglar-títeré ¿quién meció esta noche tu cama que tan trajinado compusiste?. Yo que he pasado por mil caidas al final vuelvo, porque la comunicación nos hace humanos, forma parte de nosotros y el medio ayuda, alarga y encoje, acerca, entromete y casi es capaz de abrazarnos, y digo casi, porque ese escalón no es capaz de superarlo todavía. Aún así, se percibe el aroma, incluso a veces el sabor de esos labios dulces que en ocasiones riegan las orillas de la red, el abrazo amigo, la solidaridad, la duda, la lagrima o la sonrisa. Adieu, aurrevoir, son solo palabras, Adieu, aurrevoir ya las dijo Napoleón y después volvió el jodio en busca de su laurel. Ordena tu cuarto, tus libros, tu casa, el frigorifico, la plancha, tu tiempo y vuelve a tu red. ¿Molestar?, ¿Tú?, que ridícula conclusión. Otra cosa será tratar de seguirte, por lo rico y complejo de tu lenguaje. A mí me cuesta, pero la percepción de lo global es lo que suele ser efectivo en mi caso. Adieu, aurrevoir Napoleón... Adolfo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Bueno, con los títeres sigo, con los dedos y el arco en el rabel, con ganas, pero pienso que me equivoco, tan sólo eso.

Volveré, como el agua por el cauce cuando llueve.

De momento me voy un ratito.


Salud.
almena ha dicho que…
no, no adios, querido Kike. No adios aquí...

Un abrazo bien grande
Mariela ha dicho que…
uffff, adiós es adiós...
Enrique Sabaté ha dicho que…
Mi querida Almena, verás es un adiós momentáneo, es hora que me dedique un poco a otro tipo de creación que espero no tarde mucho en ver la luz. Si me pasan fotografías de lo que vamos a realizar este fin de semana, las pondré aquí.

Así que no es un adiós sino un hasta luego.

Como dice Adolfo, un arevuaire lanzando el sombrero al aire.

Tengo muchos cuartos que ordenar.


Un abrazo fuerte.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Mariela, es un adiós de titiritero. Hasta la próxima función.

Gracias.
Filoabpuerto ha dicho que…
Hasta esa próxima función, pues, querido amigo. Que disfrutes y, cuando te apetezca, nos cuentes tus cuitas, quizá sigamos por aquí y te devolvamos cariñosamiente las nuestras

¡Besos y salud titiritera a raudales !

Merce
Amparo ha dicho que…
Vaya, me retraso un momento y me encuentro una despedida: venga, venga, estoy segura de que estás preparando ya la próxima función.
Lo pasamos bien leyéndote. Sorpréndenos.

Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
Parece que no me puedo ir del todo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.