Para nada

Nada nuevo digo, ¿para qué? ¿te importa?.
Hice que sabía, pero era patraña,
desencuadernado entre logotipos
se desdice y me iguala sin tregua.

Fui tiempo y arena en busca de auroras
promesas cautivas de ingratas palabras.
Entendí en tus manos rasgos de locura
la que me indicaba mi propia desidia.

Terminé accediendo a un agua estancada
donde se imaginan el asco y ceniza
Se rompen las vidas cuando no se usan
y más si se dejan en manos extrañas.

En creencias torpes que imitan el miedo
y vas caminando y opones distancia
pero no te alejas para ser juicioso
y más si tu espera está en cada lista.

Pero no me nombras, mejor no lo hagas,
no soy, ni lo quiero, me causa amargura,
todo lo que pienso, es triste la ausencia,
se ahoga y rezuma sangre y parsimonia.

Verás que respeto y hasta algunas veces
quisiera creerlo pero no es factible
quizá me convenga, lo digo, perfecto,
y más si consuelan las viejas mentiras.

Claro todo pasa, mientras se desea,
mas siendo tan negro lo que aquí se expone
y yo tan objeto como un pasmarote.
Aquí estoy de nuevo sin más, como siempre.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
preciosa...

Aqui estoy como pprometí y te acompaño...

La del pollo que espera en la cocina... un abrazo

Ursula
Enrique Sabaté ha dicho que…
Gracias, los pollos siempre dan la tabarra en la cocina después de pasar por el corral.
Noray ha dicho que…
Excelente.

Para nada es ya
ser para algo.

Un abrazo
ybris ha dicho que…
Cuando coges el ritmo no hay quien te pare.
Y a mí no me parecer que sea para nada. Pasa uno por mil vicisitudes y al final descubre uno que está uno aquí de nuevo sin más.
Como siempre.
Nada menos.

Un abrazo, rabelista.
La_menda_lerenda ha dicho que…
Que bonita!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

sin palabras.

un besito desde el norte. kiss.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.