¿Pretérito para quién?

Todo un tipo que carga prejuicios,
golondrino de nido alquilado,
desertor de la vida y cruzado
contra aquello que piensa son vicios.


Si interesa la cosa, es pecado.
¿Qué es vivir sino hacer penitencia?
Sus palabras dictando sentencia
son, disculpa, pescado pasado.


Aunque tiene a favor providencia
que le presta su fe en lo absoluto
si llamándome a mí disoluto
se libera eficaz su conciencia.



Yo que soy liberal no discuto
si me acusa de ser un sectario
no me importa quién rece un rosario,
como no tengo fe, ni me inmuto.


También dice: tu verso es becario
de una fórmula ajada y añeja,
un geranio colgado en la reja,
Iletrado y cruel, legendario.



Déjame que yo siga en mi queja
con mis rimas, idas, delirantes,
en el foro de los diletantes
que del orbe moderno me aleja.




Comentarios

Amparo ha dicho que…
Tú si que tienes un buen fondo de armario poético...!!
Bueno, esto que dices me recuerda a ese comentario mío sobre las filas. Hum, resulta que muchos de esos modernos son infumables. He cerrado las dos últimas novelas a las que me he enfrentado, a pesar de haber sido premiadas y reconocidas. Ni a la página cuarenta he llegado.

Saludos
ybris ha dicho que…
¡Fórmulas ajadas y añejas!
Aquí mi pedorreta.
Para mí que muchos son como la zorra de la fábula de las uvas: cuando no llegan a ellas dicen que están verdes.
De gustos nada hay escrito; de ignorancia, sí.

Seguiremos mientras nos plaza con rimas, quejas y el fervor de los diletantes.

A mí sí me gusta. Sobre todo por lo bien que se acopla en la rima la música, el humor y la crítica.

Por eso me gustan Sabina y Krahe.

Abrazos.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Amparo, ya sabes que tý y yo estamos interconectados poéticamente.

Ybris, yo también participo del gusto por las letras de Krahe y Sabina.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección