Sueños y senderos.






Escribiré un pliego viejo

respetando la verdad ,

dicho con normalidad,

bien relatado….no sé.

Experiencias que pasé

Ajeno a la realidad.



No le pediré a los cielos,

será vana mi expresión,

hablo con resolución

y con el ánimo abierto,

y nadie dude, que es cierto,

el compás de mi canción.



No debo pedirle a Apolo

aunque es dios de la poesía.

No quiero que mi osadía

sea malinterpretada,

es más dura la jornada

sin alguna compañía.



Mas me es difícil creer

en providencias divinas.

Atendiendo a las inquinas

en que anda la humanidad,

imagen de la maldad,

cuando se muestra mezquina.



En todas partes del mundo

vi hijos de la pobreza,

viviendo de su destreza

de mendigar y del robo;

la sociedad, como a un lobo,

pone precio a su cabeza.


Gentes de toda calaña

conocí yo en mis viajes.

Hubo grandes personajes,

y entre todas las raleas,

encontré cosas muy feas,

volví con poco equipaje.



Entré presto en las chabolas,

allí de forma muy digna,

ajeno al papel que asigna

la vida a cada paisano,

me tendieron una mano

doméstica y fidedigna.



Miserias vi en todos lados,

en palacios y salones,

mirando por los rincones

se encuentra la suciedad;

que ninguna sociedad

escapa de sus prisiones.



He visto cosas muy bellas

siendo iluso peregrino;

y en mi loco desatino,

he visto estrellas brillar

ocultándose en la mar

olvidadas del destino.



Me fascinaron mil bosques,

lugares de fresca sombra,

sentado en su verde alfombra

fui un asustado animal

por el hombre que, en su mal,

bellos parajes escombra.



He divisado una verja

que al ir ganando en altura

recordaba la figura,

tímida, de quien escapa

de la suerte que le atrapa

dentro de una selva oscura.



Contemplé rostros marcados

por la luz de la inocencia;

mientras que otros sin decencia,

con instinto sanguinario,

se sirvieron de un sicario

que ejecutó su sentencia.



Gobernantes distinguí

que con gran autoridad

buscan su prosperidad

en la rapiña y el robo,

de ellos, ninguno bobo.

Dueños de toda verdad.



Hombres a su fe abrazados

con fanática fijeza,

condenando con dureza

a quien de ellos disiente,

y no sigue su corriente

ni sus oraciones, reza.



He visto a ciertos señores

que se las daban de tales;

sus poses artificiales

en busca de lo absoluto

están, yo no lo discuto,

cosidas como a retales.



Otros que nunca sabrán

si están locos o están cuerdos

que por no tener recuerdos

ni memoria natural

viven un mundo virtual

sin el hemisferio izquierdo.



Este mundo gira loco,

nosotros también con él;

ardemos como el papel

arrimados a una llama.

Somos el fuego que inflama

ésta torre de Babel.





Encendamos pues la hoguera

quememos toda desdicha,

cada cual tome su ficha

alzando al cielo las manos,

si al fin somos sólo humanos,

caminando tras la dicha.


La ilustración es de mi amigo Manuel Pozo. El poema es mío pero de hace años.


Comentarios

Amparo ha dicho que…
¿Sin el hemisferio izquierdo? Ja,ja, qué bueno!!
Felicita por el dibujo, y por supuesto, diviertidísimo el poema. A las cabañas bajé.
Lo bueno es haberlo visto todo.
Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
Es un poco Tenorio y un mucho Quijote.

"El hemisferio izquierdo, es la parte motriz capaz de reconocer grupos de letras formando palabras, y grupos de palabras formando frases, tanto en lo que se refiere al habla, la escritura, la numeración, las matemáticas y la lógica, como a las facultades necesarias para transformar un conjunto de informaciones en palabras, gestos y pensamientos."

De la Wikipedia.


Hay quien quiere que vivamos así.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.