Estratégica indiferencia.

Un rostro tan esquivo como inerte
aloja en su intuición  leyes informes,
patíbulos de miedo y uniformes
modernos y marcados por la muerte.

La sangre del más debil siempre vierte
del lado de quien se halla disconforme,
quien quiere que se rompa o se reforme
aquello que al humano ser pervierte.

Después de la experiencia es acordado
mirar hacia otra parte, si interesa,
por la seguridad del que asentado
se encuentra en su sillón y no se expresa
en temas tan banales, que no es dado
a tales digresiones en su mesa.

Comentarios

TORO SALVAJE ha dicho que…
Los disconformes somos unos apestados que muchos querrían ver muertos.

Saludos.
carmen jiménez ha dicho que…
Y luego están los que resisten...
Enrique Sabaté ha dicho que…
Toro, eso es así, se molesta.

Carmen, cada quien hace lo que puede para vivir.
ybris ha dicho que…
Hay una estrategia en la indiferencia:
Con respecto a nosotros, disimulo.
Con respecto a los demás, evitarse el esfuerzo de comprender.
En todo caso, el más débil siempre pierde.

Abrazos.
virgi ha dicho que…
La indiferencia es difícil de aprender.
Pero hay quienes nacen y trepan con ella.
Para asombro y desgracia de muchos otros.
Un abrazo grande.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección