Perpeljidad arácnida. Décima blanca.

Una araña en el bolsillo
revisa mis martingalas,
teje -absurda jerigonza-
un tapiz que se pixela
y me tiene entretenido,
su caótico lenguaje
críptico, su recurrencia
al absoluto sin límite
escapa a mi comprensión
y no disipa mis nubes.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Pues aunque no disipe las nubes es musical y entretenida.

Abrazos.
virgi ha dicho que…
Hasta las arañas entienden de píxeles...me avergüenzo de mi ignorancia.
Besitos, artista.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Mis estimados Ybris y Virgi, orden en el que habéis comentado no patriarcal, vosotros, ambos, que sois dos buenos escritores, dos buenos poetas, -las almas no tienen género, las buenas almas son del género bueno-, no podéis tomar en serio lo que escribo. Surge todo a vuela pluma y sin pensar demasiado lo que va brotando, imágenes que cuadran en la rima y no tienen cabida en cabeza humana. Las arañas en el bolsillo no tejen sino vacíos. ¿Una décima blanca? ¿dónde se vió? Bien escritas las dejó Espinel y bien arraigadas en la cultura popular, especialmente en la américa latina. Y yo vengo a darles una mano de cal por mor de la modernidad. Las arañas se pixelan, al menos en mi mente, proporcionalmente a la falta de orden en las ideas, se enmaraña uno, como tallo de calabaza, y acaba viendo cuadritos donde sólo hay elipses. Así que el único ignorante soy yo, en este caso de vida natural o aracnología, si es que hay una rama de la biología que se denomine así. De todos modos en mis versos pueden eso y mucho más, incluso las águilas calvas llevan sombrero y van cabeza abajo. Y que os doy las gracias por venir a leerme y por vuestros comentarios siempre tan amables.

Cómo me dijo una vez alguien de por aquí, muy acertadamente, a lo que escribo siempre parece faltarle un final. Yo añadiría más, les suele faltar el pie y la cabeza. Y cuando tienen de ambos, les falta zapato y sombrero.

Gracias.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.