Retórica inconsecuente

Sin decir esto ni nada,
ni comprometer activos
cuando en tiempos recesivos
la luz se deja apagada.
Con esa lengua afilada
que no afirma, que no niega,
que al engaño nos la juega,
si te danzan las serpientes
exclamas que mucho sientes
ser un mandarín de pega.

Habrase visto impaciencia,
andar rastreando estrellas
en hojas de te, sin huellas,
sólo por las apariencias
de modelos sin conciencia
de ser figuras de cera
que se funden en la esfera
cósmica de las distancias
agresivas, en su estancia
infinita sin espera.

Más y más y menos  menos,
mucho y poco sin medida,
todo y nada, repetida
cada acción nos deja llenos
de algunos dad y otros denos,
bastantes ninguno fía
según lo que pretendía
el total de la reunión
que derive la cuestión
sobre lo que quién querría.

Comentarios

virgi ha dicho que…
Feliz Navidad, apreciado Enrique.
Muchos besos
Perlita ha dicho que…
¡Pero qué grande eres y qué fácil lo haces...!
Felicidades para estas fiestas y que el 2011 sea muy fructífero y venturoso, señor poeta...
Carmen Sabater.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Virgi, lo mismo te deseo.

Muchas gracias Perlita.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección