domingo, 27 de febrero de 2011

Ciempies.

 VI

Demasiadas piernas sin meter la pata
como corresponde a los singulares
que corren caminos oscuros, dispares.
Siempre hay un acierto entre tanta errata,
quien andando vía ni hiere ni mata.
Con tanta ventaja sales en carrera
que tu competencia veloz desespera
a burlas mediocres y dedos que apuntan,
has ido y has vuelto mienttras ellos juntan
trampas suficientes a modo y manera.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Sueño y realidad.

Un sueño, en un engaño de ilusiones,


quimérico reducto del ocaso,

bramido enmascarado de payaso,

descarte alucinado en mis ficciones.



Un sueño perseguido en proporciones

simétricas que encuentro en cada vaso,

amargo de placer, de vino escaso,

delirio incongruente de emociones.



Un sueño que he fingido en lo imposible

que oculta en una niebla subjetiva

mi impropia desvergüenza incorregible.



Un sueño sorprendente en la deriva

de un gris reglamentario , -dirigible-,

hacia una realidad introspectiva.

Un abril

Abril se aderezaba para Mayo


lloviznando contento y chaparrones

expresivos, jocosos y bufones,

comediantes presuntos bajo el sayo.



En el rostro la lluvia como un rayo,

instantáneo y fugaz, como supones

que te sé perspicaz si te compones,

me invitaba al amor hasta el desmayo.



El aplauso sonaba en los asientos

y la obra adquiría vespertina

cercanos y cordiales sentimientos.



Descubrían tus labios, Colombina,

el deleite de azares y esperpentos,

bohemios, zambullidos en harina.

domingo, 20 de febrero de 2011

Gorrión. A Merce

IV

Te salieron barbas, Picapíacalles,
escapando a poco del temido gato
y el amor perfecto que fue un arrebato,
pícaro despierto ¿dónde no te halles?.
Anda siempre listo y el canto no calles.
Enseña maestro  gramática parda,
ciencia vagamunda que no se acobarda,
y escribe a lo grande con letras minúsculas;
otros que se apunten las obras mayúsculas.
¡Tú! ilusión de niño, cuento a media tarde.

sábado, 19 de febrero de 2011

Besugo. Bestiario burlesco.

III

Nada te molesta. ¡Serás calamar!.
¿Tus ojos que miran píos y arrobados
si no eres más listo que otros pescados?
Sólo mercancia que viene del mar
como tantos otros de cualquier lugar,
piscifactorias manufactureras
de tiempos modernos y de carreteras;
anclate en la inopia de redes y anzuelos
de politiquillos y otros reyezuelos,
sigue practicando tus buenas maneras.

viernes, 18 de febrero de 2011

Ganso. Bestiario burlesco

II

Dice y es verdad, total no equivoca,
que es cierta rareza, tosca y elegante,
de andar como ausente y estar vigilante
burlando de aquello que viene a su boca
que es un todo y nada: esta vida loca.
Grita con descaro si algo le molesta
truenan más sus truenos que Orfeón y Orquesta
se entusiasma mucho y se da un descanso,
guarda indiferencia, -y le llaman ganso-,
al indiferente que nunca protesta.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Bestiario burlesco

I

Avispa.

Por sólo unas rayas no eres una cebra
y por los colores de batiburrillo
dejas de ser luna para ser cepillo,
como  tienes alas tampoco culebra,
sin que cosas nada tu aguja se enhebra
con mucha más fuerza que la coz de un mulo,
y entre teja y tejo con gran disimulo
fabricas panales de barro y celdilla,
dicen tus parientes que,-mala tropilla-,
toda gracia tienes, violante, en el culo.

domingo, 13 de febrero de 2011

Rue des malefices. A mes amies parisiennes.



Entre las flores de lis
todo alborota y contagia.
Anida divina magia
en la isla de san Luís:
los secretos de París
tejidos en los rincones
de animados callejones
seductores que en sospecha
llenan la margen derecha
de armónicas ilusiones.

En la pendencia imposible
contra la turba afectada
por necedades de nada
en favor de lo invisible,
litigan lo inextinguible
sobre los tiempos perdidos
aun sin distinción de causa,
ilimitada y sin pausa
en delirios conocidos,
yertos pero no ateridos.

Surges así de la ciudad
como un río de cien fuentes
en multiples apetentes
de fuego y de libertad,
livianos de castidad,
experta en todos los vicios
y excelencia en los oficios
que desafían al hambre,
arraigados en tu enjambre:
calle de mil maleficios



Rue des malefices es una novela tan real como la propia vida, escrita por Jacques Yonnett un polifacético artista parisino, entre otras cosas miembro de la resistencia. La novela está publicada en español por la Editorial Sajalín.

viernes, 4 de febrero de 2011

El coplero. A Tomás Macho, maestro rabelista campurriano.

Tardes de domingo

arrugando versos

entre los rincones

de astrosos inventos,

entre cachivaches

y algunos recuerdos,

despiertas canciones

y agudos silencios.



Otoño en los ojos

que atraviesan sueños,

los dedos caminan

recitando quedos

coplas que en la nieve

escribe el invierno.



Van por las callejas

buscando de nuevo

un aire tan limpio

como de aguacero,

de risa y leyenda

o estúpidos celos.



Arpegios vivaces

en el arco, y lentos

como si anhelaran

un segundo eterno.



Su boca y sus manos

recitan eneros,

la canción del agua

donde nace el Ebro,

el compás que danzan

desvela un secreto.



El que dice al aire,

por no ahogarlo dentro,

tañendo el rabel,

el viejo coplero.

martes, 1 de febrero de 2011

Geografías congruentes.

I



Me guío por la Rosa de los vientos

si intento recorrer tu geografía.

Las rutas que el viaje me ofrecía

perdí cuando enfrenté tus elementos.



Los pasos se me hicieron tan cruentos

que al tiempo que mi estrella se extinguía

un céfiro fatal me dirigía

en busca de irreales firmamentos.



En signos que tornándose imposibles,

ocultos tras telón imaginario,

escriben sus mensajes invisibles.



El símbolo me marca el calendario

con gestos polvorientos y terribles,

influjo de un secreto milenario.





II



Mis huellas, de prosista sibilino

absorto en el abstracto panorama,

no saben de los versos que declama

mi empacho de poeta gongorino.



Ególatra, tramposo y concertino,

burlándome del nudo y de la trama

del crítico doctor que se me escama

si escribo, más que negro, azul marino.



¿Entiendes lo que alcanzo con mis letras?

Absurdo y astracán me considero,

Bribón, carambolista, apagavelas.



Animo tu razón si es que penetras,

bella loba de mar en tu velero,

las olas en jardieles y poncelas.



III



Tan lejos del reloj y del espacio

cabalgas, acertado caballero,

en lucha con rival astuto y fiero

oculto de tu arrojo en su palacio.



Te aburres de la prisa y vas despacio;

No fías en promesas de embustero

Ni a todas luces de quien va primero

Y escribe con tu gloria su epitafio.



Son tantos los molinos y gigantes

que tienes que vencer, día tras día,

viciados de poder. Los arrogantes

que niegan tu verdad con su codicia;

aquellos que grotescos vergonzantes

exhiben orgullosos su avaricia.





IV



Se incendia en el poeta delincuente,

armada de sustancias y razones,

abriga divertidas explosiones

y acecha en la palabra iridiscente.



Locuaz y delicada adolescente

te arroja su esplendor tan a montones…

sus signos multiplican emociones

y en sueños te transforma en penitente.



Retorna y aparece en el lenguaje

con viejos argumentos, te examina,

la suma de la vida es su linaje.



Te inclina a su favor y te conmina

a nuevas aventuras. Su embalaje

de erótica pasión te contamina.