Como un tornillo sin fin o la falta de un tornillo.

Mentiras y paradojas,
inconsistentes reparos,
estúpidos desamparos,
escritos en letras rojas.
Hay que ver que bien despojas
de razón el nuevo día.
Yo a este arrullo respondía
en reflejo de tu ausencia
es pobre la equivalencia
mas es lo que yo tenía.

De un tono gris, torpe acero,
como de faca campera
que a borbotones hiriera
de un brote intenso, aguacero
de sangre, tintando, el cuero.
¿cuántos clavos me sujetan?
¿los diablos que me retan?
¿otras envidias me atrapan?
mil y una noche se escapan
y otras mil y dos me espetan.

No admito finales tristes,
ni vanas caligrafías,
convenios ni villanías,
ni simulados despistes.
Sé bien por que no desistes;
y como se transfigura
la sordidez en locura,
la noche en hilos del alba,
la simiente en la flor malva
y una vida en sepultura.


Son aspectos sintomáticos,
en un combate ancestral
que arrastra del bien al mal,
hipos ahogados y asmáticos
intereses alopáticos
sobre si un dolor de muelas
o un rastro de parihuelas,
acarreando despojos,
que en un tormento de ojos
son llanto de mil esquelas.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Pues yo diría que ni tornillo sin fin ni falta de tornillo.
Tus décimas destilan agilidad y sentimiento, dominio de palabras y profundidad.
Quizás mejor, como bien dices:
"Son aspectos sintomáticos,
en un combate ancestral
que arrastra del bien al mal"

Suerte con otro combate que arrastre del mal al bien.

Un abrazo.
amparo ha dicho que…
Menudo dramatismo, parece el testamento de alguien que ha decidido terminar con todo. Aun así, se percibe tu característica ironía, o sea que no será tan grave.
Venga.
Un abrazo
almena ha dicho que…
¡Qué casualidad, Kike! estaba entrando en tu página cuando he visto que tenía un mensaje nuevo. Me dispongo a leerlo antes de comentarte aquí y... ¡sorpresa!
Gracias por todo, es una gozada leerte.
Que "mil y una noches" de dicha te esperen.

Besos!
Perlita ha dicho que…
Enrique, me quito el sombrero y eso que no llevo. Me repito, pero es que me parece como si el verso no tuvieras ni que pensarlo. Fluye y fluye...Y encima ¡ interesante lo que dices!
Voy a recopilar lo que publiques aquí antes de que te cotices, chico.
Un abrazo.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Amigo Ybris; a ver si a la siguiente marcho de un cerro a otro.

Amparo; nada es grave sólo parte de la vida. Y sí soy un poco dramático.

Almena: Gracias, pero cómo se te ocurre estropear tu texto con mi décima. Un beso, eres muy amable.

Perlita, estamos a la par, tu no tienes sombrero sobre la cabeza y yo no tengo cabeza bajo el sombrero. No creo que cotice yo; si acaso como siempre me tocará pagar impuestos, de hecho así es; pero todo sea por el funcionamiento del estado.

Un beso.
genessis ha dicho que…
Hola

Leerte, es una sinfonía del alma

”..la sordidez en locura,
la noche en hilos del alba,
la simiente en la flor malva
y una vida en sepultura”.

Cómo asirse esa locura
en noche de luna blanca
si el respiro se estanca
en ciénaga y vil cordura.

Saludos cordiales
Enrique Sabaté ha dicho que…
gracias genessis
Sirena Varada ha dicho que…
Me ha encantado la contundencia de estos versos.
Yo tampoco admito finales tristes ni vanas caligrafías…, por eso vengo aquí y siempre acierto
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección