LLega el circo.



Llega el circo sobre el asfalto mojado

en una cabalgata de motores cansados de cauchos y alquitranes:

Llega el circo en sus cajas de lata y poliestireno expandido;

los leones cariacontecidos sueñan con gacelas y risas de hienas asustadizas.

Los tristes tigres desrayados dormitan apáticos en sus cubículos de tres por cuatro.

Los contorsionistas adoptan posturas de goma y alambre.

Una mona chillona vestida de colegiala enseña a sumar a dos papagayos gruñones.

Galopa un caballo con la volátil amazona de pies amarillos.

El malabarista imagina una rueda de globos brillantes en las caras asombradas de los niños.

Llega el circo con sus sueños ingenuos en un mundo de realidades obtusas.

El ilusionista sagaz e ingenioso recibe el aplauso que escucha invisible.

El equilibrista pasa mil apuros que aunque está delgado tiene mucha hambre.

Se dispara sobre una diana de indolencia el hombre bala mientras ríen las pulgas saltarinas.

Una domadora de perros salchicha y una foca a vueltas por la pista persiguen un paisaje de osos polares en tardes de primavera.

Vienen los payasos con un elefante y la selva encima, agitan banderas de innato contento es la caravana que alborota las almas chiquitas.

La luz, la congoja, la lluvia y el barro, el olor a orines y los pies descalzos.

Hoy bajo la carpa se interpreta un mundo auténtico y limpio, lágrimas que brillan en el coliseo.

Ha llegado el circo con traje de rayas y ahora yo me marcho a sacar la entrada.

Comentarios

ybris ha dicho que…
Bella, nostálgica y original manera de describir el circo.
Se ve que tú también disfrutaste con ello.

Un abrazo.
Vi ha dicho que…
Espero que saques pronto la entrada y vuelvas a contarnos la función.

Es triste el circo...

Un montón de besos amaestrados
filoabpuerto ha dicho que…
Seguro que cuando acudías al circo siendo pequeño, no te perdías detalle... y ahora, a tu "tela de araña", saltan tigres, pulgas, elefantes, payasos, malabaristas... para deleite nuestro que seguimos boquiabiertos la función

Besos, "monstruo"

Merce
Enrique Sabaté ha dicho que…
Ybris; me gustaba el circo y me sigue gustando. Contarlo la verdad es que no sé de otra manera.

Vi; sí es triste el circo pero no más que la propia vida; en el circo los artistas cargan con todo; con lo bueno y con lo malo. Su trabajo, su casa, sus penas, sus alegrías; se casan, tienen hijos y van a la escuela en el circo.

Merce; es verdad no perdía detalle; Me fijaba mucho en como estaba montada la carpa; en las fijaciones de los trapecios; en las jaulas de los leones, en los trajes de las amazonas. Aunque yo suelo ir a cantar a pueblos pequeños, en algunos me encuentro con publicidad de un circo que pasa por una población más grande; siempre me fijo en ella y me sigue haciendo imaginar.

Un beso para ti también mi estimada filósofa.
amparo ha dicho que…
Te ha salido muy surrealista realisa; en cualquier caso, original. Y triste, eh?

Saludos
Beauséant ha dicho que…
y ahora es cuando el bloger se como mi comentario.. sobre ese circo que me parecía un poco como la vida, desencantado.. y, decía, que me habías traído a la memoria a ese gato calculista de rayuela...
Perlita ha dicho que…
Enrique, muy tierno. Recuerdos de infancia...¿Por qué el circo siempre deja ese poso de tristeza?

Pasa por mi blog, "porfa..."Te dejo mi regalito.
genessis ha dicho que…
Hola

Hoy regresé de las montañas del cóndor y de las constelaciones del sapo, del huallaytambo y del machu picchu (del Perú) y de repente me encuentro sentada en una butaca bajo una carpa y te escucho contándome la vida del circo, que suena (casi) igual que acá en América del sur; el circo es para los que conservan el alma de niño... que busca encontrar el hueso perdido o las ramas de la vida...

Un gusto enredarse en la telaraña que tiras al viento... (no pares de contarme (nos) lo que ves)

Abrazos cordiales
Sirena Varada ha dicho que…
Mientras leía este hermoso canto al circo me parecía estar escuchando el lamento de una música de trompeta, doliente y nostálgica... como la que tocaba aquél payaso que nunca supe si me hacía reír o me hacía llorar.

Enrique, gracias por este recuerdo.
filoabpuerto ha dicho que…
Kike:

Hace poco disfruté del espectáculo irreverente de un gran cómico que arremetía jocosamente con "tó lo que se meneaba", se trata de Leo Bassi

Abrazos

Merce
Enrique Sabaté ha dicho que…
Amparo es la parte que me toca de la vida la realidad revestida de intrarrealidades.

beauseant: Se van entrelazando los horizontes y la decepción da lugar inmediatamente a la expectativa de otros nuevos caminos. El circo es la vida o la vida es como un circo en el que tenemos que realizar nuestras cucamonas.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Perlita: la infancia o al menos la mía fue un recorrido de la luz a la oscuridad y el circo está entre esos claroscuros.

Genessis, el circo aquí y allá son lo mismo pues las mismas ilusiones y despesperanzas tienen las gentes de acá y de allí.

Sirenavarada: los clowns al hecernos reír nos enseñan la crudeza del mundo.


Merce: Leo Bassi es un clown portentoso, irreverente, contumazz e incorregible.

Muchas gracias por vuestra lectura.

Ahora me voy. No sé si por minutos o meses.


Un fuerte abrazo con el alma.
amparo ha dicho que…
¿Un descanso?
Espero que dure poco, eres capaz de aparecer con un blog nuevo en menos que canta un gallo!!
Bueno, de cualquier modo, te esperamos.
Un abrazo
filoabpuerto ha dicho que…
Qué tal, Kike ?

Espero que bien.

Descansa todo lo que necesites o te apetezca; por aquí pasaremos de vez en cuando esperando ver asomar la divertida y mordaz carpa de tu circo

Abrazos

Merce
Enrique Sabaté ha dicho que…
No ha pasado mucho tiempo.

Gracias.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.