A ti mujer.


Como arena que fluye en las manos
de este río fatal que te lleva
al socaire de un constante enigma
y se manifiesta
solo en ti; y fatigada en tu sombra
la ilusión clandestina se inventa
y de nuevo una aurora cercana
tu espíritu eleva.
Este aura esforzada y contigua
en tu seno inmediato se encuentra
y concluye en favores de auxilio
que pródiga entregas
en razón de tu amor impregnado
de noble conciencia.
ESR2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.