Romance oscuro.


Pobre de ti, triste y solo,
con la sangre almidonada*
y un cortejo en los ijares
que desjarreta las ganas
al filo de los cuchillos *
cuajados sobre la espalda;
sin saber dónde has de ir
que en tantas puertas extrañas
se cerraron los caminos
con la nieve de las bardas,
no esperes que los senderos
para tus pasos se abran
que no hay calor que te ampare
ni consuelo en las palabras;
tan solo el pájaro amargo
al que da la muerte alas
y pone cerco a tus torres
en noche de llanto y agua * *
y te hiere en lo más hondo
con esas malditas armas,
y levantan los cadalsos
mientras blindan sus corazas
con el miedo en las siluetas
“dejando un rastro de lágrimas.”
Relinchan sus pesadillas
los caballos en las cuadras*
y aúllan agujas de odio,
moribundas amenazas,
los gerifaltes antiguos
que pintan negras las almas
con el veneno en sus bocas
y afónicas las gargantas,
perjuros y blasfemando
a quemarropa sus salvas
en un rosario impotente
sobre el crujir de las tablas
de este suelo embrutecido
que viene a clamar venganza.
ESR2014.

Comentarios

genessis ha dicho que…
Feliz Año querido Enrique.
Te deseo lo mejor y que los 365 dias sean bendecidos con amor, paz, trabajo, salud, copas y coplas...
Un abrazo grande.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Muchas gracias. Lo mismo te deseo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección