Poeta en exceso.



Ciudadano ejemplar no lo era
era más de botella y guitarra
y de noches de juergas y farra
en tugurios de fama y solera.

Era aquel que a los duendes pusiera
a su lado a beber en la barra
el que al vuelo las musas agarra
y les supo birlar la cartera.

El artista locuaz prodigioso
a quien niegan troyanos y tirios
el aliento vital y precioso.

Su recuerdo acompasan los lirios
y del genio al poeta glorioso
de epitafio sus muchos delirios.

ESR2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.