Germanías

Estándome yo albanado
-azor de las aduanas-
no pude llamarme altanas
ni alón y embridé arbolado.
El traidor del mal recado
como dios de la atalaya
de bateles y quincalla
en redoma de birloches
berrugueta y carricoches
se abuchara en faramalla.


 Muca Cronos en su horario
y en pelluzgones de estopa,
trincha al burnó por la copa
y lo amulla al relicario.
Pincha e lhueso del rosario
y lo aliña en cordobán
que asina de durindán
al jaque más duratón
agarabando el cotón
cual el propio tamerlán.


 Lenguaje pintiparado
el habla de germanía
para confundir a usía
y el gato quede tapado.
Es dialecto rebuscado
que confunde al escuchante
práctica quien es tunante
y oculta así sus andanzas.
Yo me he apuntado a estas chanzas
que sigo siendo estudiante.



 Un tesoro de rufianes
de la gramática parda
que en el castellano guarda
una sarta de refranes.
Profesen los ganapanes
pícaros esportilleros
su oficio los cuadrilleros
y su amago las justicias
sigan pues haciendp picias
con su idioma de trileros.



 Garla el pavo en el tonel
y el manú de la cobay
si chamulla el narajay
algún pliegp de cordel.
De ocupa de estaribel
por no hacer de naja al punto
y envidar chungo y por junto
con el pera que era un chota,
se quedó a medias la jota
y se bailó al contrapunto.


Comentarios

genessis ha dicho que…
Enrique,
como siempre la mejor décima a tu estilo, culto y prolijo.

Debo confesarte que algunas palabras me suenan raras...

Abrazos cálidos.
Feliz fin de semana.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Bueno es que el argot tiene ese sabor dr lo confuso y de lo inconfesable.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección