Mis perras Pipa y Nala.




Devoran los libros y los diccionarios,
glotonas adictas a literaturas
de categorías formales y puras
de los elementos y de sus contrarios.

Rompen con deleite distintos glosarios,
dos antagonistas entre dos culturas
en otros lenguajes, iguales posturas,
también hacen trizas todos los diarios.

Tienen, les fascina, amor al papel,
puzzles y montones de letras raidas
de ilustres autores y de algún novel.
De más de un Planeta se vieron servidas
a Platón y Faulkner royeron la piel
¿y de los poetas? ¡Huyen por sus vidas!

Comentarios

genessis ha dicho que…
Ben tornato Enrique!
Se te ve cada muerte de obispo...

Creo que Nala y Pipa aprendieron del amo a gustar de la literatura, tienen amor al papel y hacen trizas con las palabras....

Un abrazo poeta,
si no son muchos los que te leen en este lugar, yo vendré siempre.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Muy buenas amiga, gracias por tu lectura y comentario. La verdad es que no importa el número de lectores y como si no tuviera ninguno, el caso es que a mí me apetece decir lo que digo y como lo digo. Ya me gustaría ser mejor escritor y mejor en otras cuestiones y oficios pero uno es lo que es independientemente de sus deseos.
Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Te conozco