A pedradas.

Escondí la piedra que arrojó la mano
en la cara tonta de una luna y pico
a las doce y veinte lo que especifico
y si no se entiende lo diré a lo llano.

¿Qué pasa mi amigo, no hablo en cristiano?
comienzo de nuevo y otra vez me explico
tres son las personas del verbo, borrico,
lo mismo en plural, singular hermano.

El orden exacto, fijado en pronombres,
y en causalidades gráfico arraigadas
en imaginario panel residente,
fluido y constante, vital y corriente,
que, en distinto tono, excluye a pedradas
en algún momento a todos los nombres.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
Me ha gustado ¡¡

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.