Una maga muy perversa

Conocí una moza en cierto lugar


Una tarde clara de la primavera;

Yo la vi graciosa, y pregunté quién era;

Malhaya el infame que fue a preguntar,

Vano y atrevido quien respuesta espera

Me dijo donosa con aire infantil,

Soy la dama negra y tú el blanco alfil,

Mi nombre es María y de apellido Fiera.

¿Qué andarás buscando torpe ministril?

Habló zalamera con señal burlona,

Yo como el que oye a una abeja zumbona

Le hice el mismo caso que al agua de abril,

Ella al advertirlo muy marimandona

Y expresión salvaje vino a mí derecha

Su rostro encendido de brasa era flecha

Y yo un acerico para su persona.

Soy la vagamunda y a mí no me echa

de su amargo lado un triste mortal

soy la maga Circe de estirpe real,

quien hasta mi llega traiciones cosecha.

Soy la que ha acordado tu oscuro final,

Si me satisfaces serás mi montura,

Y si no, ya puedes jovial criatura

irte preparando a una noche infernal.

Se estaba poniendo la escena muy dura

Y ante la hechicera gran miedo sentí

En un fuego eterno del folgar me vi;

Me hice el alelado y de la cueva oscura

A tomar el aire y la luna salí,

Medité en el goce de una amante eterna.

Pueden relataros una y otra pierna

Como de ligero desde allá corrí.

Comentarios

Miquel ha dicho que…
jejejeje....se me ha destapado como botella de cava ¡¡¡¡¡
virgi ha dicho que…
Empezando a leerte, creía que te la conquistarías, ya veo lo imposible de la hazaña.
Besitos
carmen jiménez ha dicho que…
Pues ya puede la vagamunda ir rebajando sus aires de hechicera. Es que seguro la pobre, no sabía que tú no eras un triste mortal.
Un abrazo desde esta parte del corredor.
carmen jiménez ha dicho que…
Por cierto, se te echó de menos en Granada. Espero verte en Sigüenza. El V Encuentro está en marcha (Ver mi blog)
Más abrazos.
Amparo ha dicho que…
Todo lo que ocurre en primavera desata el peligro.
Piernas veloces, qué suerte.
Saludos!!
Perlita ha dicho que…
Mis amigos blogueros os habéis puesto como de acuerdo para esto de hechicerías, muerte, amores imposibles...Me recuerda tu poesía a aquel otro que rondando, rondando a una mozuela, ésta no era tal y también tuvo que salir pitando el enamorado.
Un abrazo, don Enrique.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.