Soledad sin perspectiva

Tomé el vino de tus labios rojos


en la espléndida tarde incombustible,

bajo el sol aterido del invierno

con un beso fugaz, vibrante y triste.



Enredé en los espacios y las sombras

entre abrazos de arena y tus mohines;

presencié, azabache, mi aislamiento

de este antiguo pesar que se repite.



Derroté en mis trastornos la manía,

acertada a vencer por lo terrible,

disfruté en una pausa malograda:

tu altanero rubor que hoy me persigue .



Sometí mi razón a tus caprichos,

cotidianos y espesos, siendo firme

solo encuentro aparejos destrozados

y un paisaje lunar: mis cicatrices.

Comentarios

Caminante ha dicho que…
¡Qué instinto tienes para componer!

Te comunico la publicación de tu texto...
*abril 22, 2011. Gorrión. A Merce

Publicado por Enrique Sabaté kikesabate.blogspot.com/ en domingo 20 de febrero de 2011 dedicado a filoabpuerto.blogspot.com/

Te salieron barbas, Picapíacalles,
escapando a poco del temido gato
y el amor perfecto que fue un arrebato,
pícaro despierto ¿dónde no te halles?.
Anda siempre listo y el canto no calles.
Enseña maestro gramática parda,
ciencia vagamunda que no se acobarda,
y escribe a lo grande con letras minúsculas;
otros que se apunten las obras mayúsculas.
¡Tú! ilusión de niño, cuento a media tarde.
Etiquetas: EMPAT(IZ)ANDO

Un abrazo: PAQUITA
Miquel ha dicho que…
Muy logrado, si señor ¡¡¡

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.