El sustento amable de tu cada día
en el breve estrato del humilde suelo
cuando en ella expones con tanto revuelo
el pregón goloso de tu mercancía.

Variopintos verbos de tu antología
suenan a razones de abuela y abuelo
del seso que escondes bajo ese pañuelo
colorido y bravo de tu artesanía.

Al placer humano se atiende en la mesa
en el más conspicuo plato de verduras
donde te reclamas, a voces, confesa.

Con gusto admirable por tus confituras
habla el cuerpo al alma y su sabor expresa:
otros que se ocupen de literaturas.

Comentarios

Amparo ha dicho que…
Ya estamos materializando.
Hola! Bienvenido septiembre.
Enrique Sabaté ha dicho que…
AMparo nuestra envoltura es lo prosáico. Bienhallada.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección