No soy un santo de peana
pórtico,atrio y altar
siendo de poco rezar
suelo zurrar la badana,
me apellido tarambana
y de nombre irreverente,
herético en lo corriente
como un bufón descreido
que arregla con un silbido
lo que con palabras miente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.