Alcance el cielo su luz
y el concurso de los astros
para quien alguna vez
glosó al amor por encargo
y pudo sentir quizá
en palabras de Cyrano
que hizo tañer su laúd
en acordes mercenarios.

Todo por no echar a olvido

aquello que es terminado
en confusos sentimientos
que inspiran ajenos labios.
Quién no amó una decepción
e hizo nido en el fracaso
sin permiso y tan sin tregua
nunca estuvo enamorado.

Pobre del triste mortal
que no marchó de la mano
de la tristeza de amor
al jardín del desamparo
donde se funden y abrazan
la desazón con el llanto
y ese tan sentirse vivo
y tan muerto al fin y al cabo.

Comentarios

Julio ha dicho que…
Muy chulo, Quique... y muy cierto y sentido, de veras que sí. Un saludo, amigo.
Julio ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.