Escuche si quiere
lo que yo le digo
y sea testigo
y después que viere
si se convenciere
deme la razón
no la devoción
ni la fe tampoco
que yo me equivoco
que soy un peón.

En este ajedrez
mundano tablero
siendo prisionero
parte soy y juez
a la misma vez.
Como cada quisque
mandeme que trisque
y voy a triscar
que para empezar
no hay fuego que chisque.
Y ya no me dejo
ni cuento mis cuitas
porque no repitas
que nunca me quejo.
Soy jabalí viejo
torcido el colimillo
vacío el bolsillo
y duro el pellejo.
Soy un descreido
de la faramalla
que tanta quincalla
se tiene creído,
el tonto fingido
que se aguanta y calla.
Masa silenciosa
dicen que nos llama
quien moja la cama
con su gaseosa
y un habla engañosa
tiene de perfil
ese es un mandril
con poco recato
ese mentecato
junto a otros diez mil.

Comentarios

genessis ha dicho que…
Querido Enrique
no me canso de leerte,
me fascinan tus versos,
sea del tipo que fuere,
siempre me sorprenden.

Saludos cordiales señor,
mi poeta preferido.
Amparo ha dicho que…
Te acompaño en ser masa.
Jabalí viejo / torcido el colmillo / vacío el bolsillo / y duro el pellejo: me reconozco también ahí.
Buenos y reales versos.
Perlita ha dicho que…
Ah, pues yo no me callo ni debajo del agua...
¿Qué tal Quique? Ya ves que vuelvo pero no sé por cuanto tiempo...
Felices fiestas y que el 2013 sea mejor que este 2012
Un abrazo, Carmen Sabater.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.