A comer que Senén nos guisó la sopa
esperad si queréis que se enfríe, quema,
que me sirvan un huevo con clara y yema
y me piquen jamón y el tinto en la copa.
Qué al salir al otoño me sobre ropa
y el lucero del alba traiga un dilema:
¿Si queremos torreznos o buenos lomos?
Como a un niño le gusta cambiar los cromos
me apetece el puchero y un buen cocido
entre pecho y espalda  y echo al olvido
que ya tengo en la boca los dientes romos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.