Intolerancia al magnesio.

Escribo mis gritos en bajo volumen
por no ser molesto ni volverme odioso,
ni hacer de mis cuitas excesos verbales
para que parezcan humo entre cristales,
pues que poco importan si no soy, ni oso,
ni siquiera pongo remedio a mis males.

Podría atreverme y hacer un resumen
sobre aquello y esto mas no me apetece
porque la evidencia me pone nervioso
y es mejor que calle, resulta forzoso
echar punto en boca, según me parece,
aunque esto me acuse de ser un tramposo.

Para ciertos dichos vacío el cacumen,
al siniestro modo de los menestrales,
y estreno parodias de lo que acontece
como aquel que sabe lo que aquí se cuece
con cuatro nociones nada generales
que de nada sirven cuando ya amanece.













Comentarios

genessis ha dicho que…
"Ni siquiera pongo remedio a mis males"

Vaya que le metiste rima, es hermoso, me gustó mucho.

Escribir además de arte, es también catarsis querido amigo Enrique.

Abrazos y feliz semana.
Enrique Sabaté ha dicho que…
Escribir sin motivo aparente pero aparecen lis motivos por más que se los esconda.
Amparo ha dicho que…
Enrique me encanta este poema de hoy, pero no me lo creo: no hablas nunca en bajo volumen, ni escribes tampoco, lo que me parece fantástico. La última estrofa sí es verdad, y son geniales los dos últimos versos y verdad absoluta el final.
Ay, qué invierno.
Un abrazo
Enrique Sabaté ha dicho que…
Si no escribo lo intento hacer sin demasiadas estridencias.

Un abrazo Amparo y muchas gracias por tu visita.

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.