No me avergüenza pedir
lo que hoy sobra en tu mesa
ni ser mendigo me pesa,
ya no sé de resistir.
No me acostumbro a vivir
como gato en tu desván
ni a que me niegues el pan,
ni burléis me pena ahora:
Qué dulces quedan señora
todas las manos que dan.


 Suena la lluvia a martillo
y la miel se me perdió
quizá que me la escondió
el bribón del trastolillo.
Bienhallado geniecillo
de las cosas del hogar

me acompañas al cantar
mientras se cuece la masa
alegran duende la casa
tus bromas de no acabar.
 
 
Yo soy gato de este foro
de Madrid la capital
lo que no está bien ni mal
ni alcanza mayor decoro.
De la muralla del moro
del Magerit afamado
queda un trozo y enrrejado.
"Esto es el rastro señores"
Ribera de Curtidores
¡hasta el domingo, cerrado!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.