No digo que mucho ni poco ni más
que el año que llega llegue algo mejor
trayendo vacunas contra este sopor
que no va adelante sino para atrás.

Que no le recorten la mano al doctor,
ni cierren escuelas por fuerza y poder,
ni cobren impuestos por envejecer,
ni porque respires venga un cobrador.

Qué nunca te rindas ni dejes vencer
por los que en su mano tienen tu vivir
que no te equivoquen hay que resistir
a los que manejan los modos de ser.

Y a pesar de todo habrá que reír
que tan sólo en duelos no vamos a estar
ya que aquí venimos prestos a luchar
en este año nuevo, lo mismo, a seguir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección