domingo, 29 de marzo de 2015

Color pasión.


Quiero pintar de rojo oscuro el tiempo
con algo de amarillo y humo helado
sin toques de naranja o de magenta
y azules de mahón y lila y pardo.
Quiero pintar mi mundo de optimismo
sin tantas obsesiones verde raro
y menos ceremonias de tristeza
teñidas gris ceniza o amaranto.
Yo quiero los colores clandestinos
lo mismo que el amor y los pecados
vestidos de alimento generoso
en una relación con el fracaso
A mí que ya he disuelto las tinturas
y todos los dibujos en un trazo
verán que el horizonte, ya lo he dicho,
me deja al expresarme los harapos.

Enrique Sabaté.

Cinismo al desnudo.

Predicas la indecencia del desnudo
y olvidas la ambición menesteroso
te afrentas por el cuerpo y quedas mudo
ante los corrompidos onerosos.
Abulta tu cinismo por arrobas
que nombro el más colmado de la hez
teniendo por deshonra un mal de alcobas
y no importan los cuernos de avidez.
Las cosas de la carne que se encienden
y a algunos les molesta la belleza
que nunca saben nada y nada entienden
negando a la verdad naturaleza.
¡Qué falta de cordura la que venden!
te roban y se visten de pureza.
Enrique Sabaté.

Recargado.


Son múltiples adornos los que te catalogan,
miles los rosetones, decenas las espinas
sensuales al gusto de las griegas ondinas,
sus desnudos procaces en las aguas ahogan.
En las nubes de estuco los amores subrogan
las deudas que tuvieran las luces diamantinas
del amante que muere por inquietas rutinas
y de un fuego divino sus locuras abogan.
¿ Dónde habita el misterio de los seres que amaba
si el dibujo no pasa de ser un carboncillo
y del alma ninguno se precia ni se alaba
ni es de oro el deseo de su fiel canecillo?
No contento el artista su pena se le agrava
y el común del oficio lo vende en un rastrillo.
Enrique Sabaté.

lunes, 23 de marzo de 2015

Romance

Poesía de andar por casa
y subir las escaleras
asomada al ventanal,
al patio y a la despensa.
Cotidiana y cantarina,
contadora y caripuesta
en la taza del café,
el pan y las madalenas.
Poesia que se dibuja
difuminada y atenta
que tiene tantas preguntas
como el universo estrellas
que no quiere contestar
porque se sabe perfecta.
Medida y acompasada
cuando libre se pasea
de boca en boca o se esconde
donde ninguno irá a verla
que dice que algunas veces
se enrojece con vergüenza
y no sale que no tiene
sino fiebre de poetas.
En fin que no dije nada
que en las calles no se sepa
por hablar de la poesía
y de sus líneas maestras
que no puede definirse
lo que al espíritu enferma
y cura con su calor
aunque al instante te hiela.
Poesia para este Mundo
de otoños en primavera
y de aquello que ya es dicho
por lo que decirse pueda.
Enrique Sabaté. 21 de marzo de 2015.
Primavera al norte de la línea del Ecuador y otoño al sur. De igual modo para los dos hemisferios día mundial de la poesía.
En un deseo de PAZ.

décimas

Yo fui la media mitad 
del medio partido, un lado
de la media, demediado
punto del cuarto en la edad.
Quienes gustan del tomad
no me saben comprender.
Todo lo quieren tener
y muy poco compartir,
esos me hacen reír
que nunca supieron ser.


Yo quiero seguir cantando
con ronca voz de tormenta
echarme encima a la cuenta
las coplas del como y cuando.
Versos que voy desgranando
bajo la esfera lluviosa
que de la espiga y la rosa
yo soy el guadamecil
un río que al mes de abril
por los arroyos se esposa.

A Pedro Atienza.

Te extraño compañero de oraciones
al dios de los dipsómanos sedentes,
añoro tus palabras imprudentes
en voz de la amistad sin excepciones.

Hoy faltan de verdad los chaparrones
en claves literarias e inclementes
en esta ve a  callar de los decentes
que pasan de bacantes a simplones.

Perico la hermandad de los maletas
te echamos a faltar por soleares
y no encuentran los jondos sus falsetas.

Los puntos que se juntan en los bares
se encintan en embustes de cometas

en una eternidad con el Henares.

Soneto cervantino


Un soneto alumbrado con poca cabeza
sin el arte que tienen, Cardenio, los vates;
amarillo por dentro y gris su corteza
que parezca producto, Rodolfo, de orates.

En un corto momento me asiste nobleza
del hidalgo que fuese maestro en dislates
y en quebrantos asidos a fuer de tristeza
y dolientes venturas con malos remates.

Dulcineas preciosas y asaz luchadoras
como libres serranas y ausentes de envidia
te declamen perfectas estrofas y auroras.

Caballero aguerrido de pronta desidia
no te falten en casa pomonas ni floras
y en auxilio a tus cuitas no acuda Perfidia.

Enrique Sabaté.

De celebraciones poéticas y días mundiales.



Sin ser el centro del mundo ni siquiera el centro de nuestra pequeña gran ciudad si somos a veces el centro de algún universo paralelo en el que orbitan un puñado de almas con los sentimientos profundamente a ras de tiempo en un preciso instante. Y todo suele ser vanidad salvo ese mínimo momento en el que aparece el más grande desvarío del ser humano que piensa que un montón de personas asistiendo a un conjunción de astros y versos pueden cambiar las geografías mundanas por aquellas que se fijan en los espíritus y quedan impresas en los mapas imaginarios de la memoria a todo color y con todas las curvas de nivel en sus trazos.
Ayer tarde se presentó esa circunstancia, no se alinearon los planetas ni hubo eclipses ni mareas sino que confluyeron quince poetas en un pequeño escenario de una modesta sala en un antiguo hospital de peregrinos y unos noventa espectadores para darse al hermoso hábito de interpretar poesía, vivir poesía por el espacio de dos horas. Pido disculpas a las veinte personas que quedaron fuera, entre ellas mi estimado amigo y excelente escultor Andrés Alcántara, uno de los más reconocidos intérpretes en piedra de la obra cervantina.
El caso es que la tarde, fuera, se presentó gris, lluviosa, fría y cenicienta, ¡ay!, pero dentro, en el pequeño auditorio de Santa María la Rica, el tiempo fue cálido, potente, amable, lírico, en un vals más que humano, impreciso en lo temporal pero perfecto en lo conveniente a las personas.
Dieron para muchos sentimientos dos horas, depararon las múltiples voces un recorrido extenso y sentido por la actualidad de las letras y afirmaron sin lugar a dudas la máxima aquella que dice: Si prentendéis lo mejor para los vuestros sembrad poesía.

Gracias a quienes como espectadores hicisteis la tarde hermosa y gracias poetas porque vuestras voces si no cambiaron el mundo hicieron la tarde amable.
Gracias Rubén, trabajador de la concejalía de cultura del Ayuntamiento de Alcalá por tu apoyo generoso y tu entusiasmo siempre presto y amable.
En entradas aparte contaré de cada poeta. Mujeres y hombres de gran valía.
Gracias.

Amistades

Mareas. Título de un magnífico poema en romance heroico que leyó ayer y me regaló manuscrito Hazel Messiatz.

Trovar por los caminos, las aldeas, 
los campos solitarios, los confines
del surco de la aurora y los afines
lugares de la mesa y las ideas.

Libar el vino dulce en las obleas
en una digresión de serpentines
que cruzan con sus voces los violines
de un tiempo de silencios y mareas.

Jugar a ser el agua y los conciertos
que dan grillos y urracas en los prados
y el himno de los páramos desiertos.

Birlarle a las leyendas resultados
y hacer que los errores son aciertos,
lo digan los mortales o los hados.

Enrique Sabaté. 22 de marzo de 2015.

desidia

Tétrico nos da pavor
el fantasmal edificio
abandonado su oficio
hoy en ruinoso terror.
Tuvo una vida anterior
hoy es guarida de muerte.
Espantado quien va a verte
en medio de la ciudad
sin otra seguridad
social y con mala suerte.

off

Prendido en un paisaje ciudadano
orbito en una nube de modales
aparte del consejo y los triunfales
motivos sin más causa que ser vano.

Distingo en lo observado materiales
escuetos que construyen diferencias
y admiten en sus númenes ausencias
que ofrecen sus palabras para iguales.

Abuso cuando reto a las conciencias
por no ser advertido y convincente
de medios y de un modo recurrente
que yo nunca me he dado a conveniencias.

Sentado en un rincón mi tiempo habito
y todo lo que veo dejo escrito.

Enrique Sabaté. 3 de marzo de 2015.

Sancho y Quijote

Errado el paso camino
con la querencia del hombre
que soy, fatigas y nombre,
hecho al rodar del destino.
En cada sed me ilumino
y en cada vaso navego.
Soy como aquel poeta ciego
que vislumbraba veredas
por el rastro de las ruedas
y los rastrojos del fuego.

Sancho y Quijote y sendero
un llanto de luna clara
que desde lejos dispara
su triste luz al herrero.
El más loco y lisonjero
personaje que haya sido.
Que al confesar que ha vivido
se sacude la agonía
y conversa cada día
a cada palabra asido.

Un rayo

Un rayo en un instante por la esquina
se adentra y se ha instalado en el paisaje;
su luz a esta distancia determina
no solo a una elección sino al estiaje.

En paz con el momento me distraje,
telúrico y agreste en la rutina,
perdido entre la piedra y el ramaje
detrás de una leyenda que se arruina.

La tarde me habrá herido con sus luces
abiertas y masivas en la lente
si soy un virtual teleobjetivo.

El rayo me distrajo en estos cruces
si en nada me obsesiono, indiferente,
y todo es un reflejo receptivo.

Enrique Sabaté. 28 de febrero de 2015.

La blanca pulcritud de los paisajes

La blanca pulcritud de los paisajes
envuelve en un sudario la creencia
feroz que traicionando tu conciencia
te viene a derribar con sus mensajes.
La estúpida obsesión de tus salvajes
recuerdos en la mente sin clemencia
se rompe entre cristales de demencia
y viste tus otoños de estiajes.
No sabes que en la búsqueda has pagado
un precio que se escapa a tu estatura
y deja traslucirte enajenado.
No tienes ni remiendos ni costura
ni un trozo que de ti no hayas dejado
en prenda ni señal por la factura.

Criterios estilísticos.

Hieráticos enigmas en la piedra
de pulcra y rimbombante ceremonia
Sagrada.
Retratos mortuorios perspicaces
de eterna juventud  y primaveras
perennes.
Telúricas imágenes miniadas
en páginas eclécticas de biblias
carnales.
Siluetas en  el lienzo desteñidas
de sombras y huidizos manifiestos
dorados.
Infiernos melancólicos y oscuros
en farsa irreverente de estética
burlona.
Iconos de semblantes sentenciosos
cargados de reproche y ornamentos
finitos.
Estampas de una mística vehemente
brutal y casi gris por la factura
copiosa.
Paisajes molturados,  cenicientos,
de luz e irreverentes tragedias
marchitas.
Bocetos y esquemáticos matices
brutales en reflejos y rasguños
feroces.
Pretextos modernistas en fugaces
tinturas de una gama de colores

sutiles.


Enrique Sabaté. 17 de marzo de 2015.
De la imagen.
Celebración del 14 de julio en París.
Vincent van Gogh
Pinturas, Óleo sobre tela
París, Francia: verano, 1886
Villa Flora
Winterthur, Suiza, Europa
F: 222, JH: 1108

viernes, 20 de marzo de 2015

Las damas de azul del palacio de Cnossos







 En Tinta plana azul y blanco roto
los muros de palacios marineros
abiertos a las brisas de mil soles
fantásticos de un fiel y hondo silencio
reviven tras de siglos so la hiedra
en una interrupción de arena y yeso;
en mínimas estancias y amplios cuartos
partidos por columnas en segmentos
y aristas angulares y volutas
esféricas y nudos geométricos
ornados en murallas y tabiques
ruinosos de una paz para los pueblos
que mueren sin medida y sin temores
alegres como luz en los espejos
y tristes nubarrones de derrota
pintados en las almas y  los cuerpos  
que brillan en dorados paraísos
sin esa rigidez del ocre extremo,
resumen de una estética paciente
que habita un microcosmos venturado
y próspero en espléndidos modelos
bruñidos para un público conforme
a estilos de equilibrio, unión, sosiego
vivido en las comunes avenencias
fiadas  más al orden que a los hierros
en una inteligencia a las vitales
palabras de amistad y no a los muertos
colores de deidades caprichosas
que juegan a adueñarse de los huesos
y visten sus pecados de virtudes

fundidas en perenne rojo y negro. 

Enrique Sabaté.

martes, 10 de marzo de 2015

Mujer tú sabes.

Mujer tú sabes.

¿Qué viento te ha traído caminante?
un rumbo manifiesto en tu aventura
repleta de senderos, criatura,
teniendo toda vida por delante.

Dispuesta siempre a ser dulce ternura
afecto y madrigal en tus empresas
no faltan compromiso ni sorpresas
en todo lo que empiezas con soltura.

En cada singladura que atraviesas
tu marcha es dirección curso a buen puerto,
te orientas en la mar y en el desierto
y sabes el momento en que regresas.

Tú sabes encontrar a campo abierto
mejor itinerario con acierto.


Enrique Sabaté. 7 de marzo de 2015.

De mí no te fíes.

De mí no te fíes.

Esconde más que enseña la serpiente
su lustre en la pintura es engañoso
igual que los amores de un celoso
amable pero falso y exigente.

Tampoco has de fiar del orgulloso
que quiera hacer valer su billetera
y tenga vista puesta en la carrera
vistiendo un camuflaje mentiroso.

Escapa del patriota de chistera
y todo aquel que agoste tu valía
o impida tu labor de cada día
y ate libertades con pulsera.

No escuches mi razón es solo mía
y viene entelerida como arpía.


Enrique Sabaté. 7 de marzo de 2015.

sábado, 7 de marzo de 2015

A la grupa de Clavileño. Ilustración de Manuel Pozo Lopez.


Galopa Clavileño hacia el planeta
de ínsulas utópicas de audacia
allá donde no vive suspicacia
ni habita el mal augurio en espoleta.
Cabalga ser humano a la jineta
y vive enamorado verbigracia
al sol de la fantástica eficacia
con rumbo que no marca la veleta.
Avista tu montura al territorio
extraño de la libre independencia
sin miedo a lo que piense el auditorio.
Aspira a un nuevo día en tu elocuencia
y deja al bien pensante su envoltorio
y tú sigue feliz en tu insolvencia.
Enrique Sabaté. 7 de Marzo de 2015.

La Tierra.


Sé que es grande mi ignorancia
de las verdades del hombre
sé más de lo vano en nombre
de lo falto de sustancia.
No poseo la arrogancia
de quien tiene una verdad.
La única realidad
que supe siempre ofrecer
estar dispuesto a aprender
en bien de la humanidad.
Viaja la nube en el cielo
aborregado y lluvioso
en un aire tormentoso
y benéfico en su vuelo.
Espera su gracia el suelo
en agua de bendición.
Pero en alguna ocasión
muestra una cara terrible
que inunda y deja visible
al paso devastación.
Suceden las estaciones
y a un día otro día más,
minuto a minuto vas
en la rueda de los sones.
Terminan las ocasiones
y el fin es seguir jugando.
La tarde viene marchando
entre el sol y el verde mar
quisiera poder parar
"pero aún sigue rotando".
Antigua beldad te llena
en paisajes de esperanza
y la más hermosa danza
viene a completar la escena.
Entretanto eres arena
de un reloj que el tiempo marca.
Tesoro en ti misma, Arca
de bendita vida, Tierra
de agua que nos encierra
como Noé con su barca.
Siento no tener sentido
y ahogados los sentimientos
a pesar de los intentos
y del amor recibido.
Nada en mí anhelo ha servido
me cubre un oscuro manto.
Zozobra triste mi canto
en un vacío universo
y solo me queda un verso
"inundado por el llanto"
Enrique Sabaté.

El centro de la galaxia. (Una maldad)


Verdad irreverente te derriba,
acólito del bien y de la estrofa
más íntima, en un mal de propia estofa
mantienes un romance en la diatriba.
Pomposo en un lenguaje a la deriva
hinchado como vela; allá en la cofa
disparas la palabra que apostrofa
maldad que con soberbia te cautiva.
Tan fatuo te despiertas y ampuloso
que impreso con retórica tristeza
resuenan tus serrines a casposo.
Te sale de lo espeso la vileza,
que piensas son virtudes, pretencioso,
de un cubo de basura en tu cabeza.
Enrique Sabaté.

Viaje.





Prendido en un paisaje ciudadano
orbito en una nube de modales
aparte del consejo y los triunfales
motivos sin más causa que ser vano.
Distingo en lo observado materiales
escuetos que construyen diferencias
y admiten en sus númenes ausencias
que ofrecen sus palabras para iguales.
Abuso cuando reto a las conciencias
por no ser advertido y convincente
de medios y de un modo recurrente
que yo nunca me he dado a conveniencias.
Sentado en un rincón mi tiempo habito
y todo lo que veo dejo escrito.
Enrique Sabaté. 3 de marzo de 2015.



Lo que importa.

Importa sobre el tema el continente;
lo estético y formal mas que el sentido
artístico, en lo vacuo y atrevido
quien viene a referirse en lo que siente.
Se tiene en perspectiva lo fingido
sin otra relación si no es dinero
que compre compromisos de embustero,
absurda es otra apuesta o parecido.
Acuso el recibí porque yo quiero
y estudio cada página en detalle
sin otra competencia más; que estalle
la escala en un nivel que nunca espero.
Me importan más lo absurdo y sus contrarios
que un tópico triunfal en partidarios.
Enrique Sabaté. 3 de marzo de 2015.

Dudas.




Después de tanto tiempo me pregunto
si sirve darle vueltas a lo hecho
quedarse más o menos satisfecho
con todas las labores en conjunto.
La duda es razonable en contrapunto
a tanto que en certeza fue despecho
vertido con ventaja y sin derecho
en contra a lo debido en cada asunto.
Sumido en un dilema alternativo
tan sólo por teoría y por antojo
y no en reparaciones ni objetivo.
Entrado en inquietudes con enojo
me tengo por sujeto, actor, activo
en esta conjetura que me arrojo.
Enrique Sabaté. 5 de febrero de 2015.

Humanus sum.




Nos dejamos llevar por la corriente
como hoja caída de la rama
a un vacío de polvo, roca o llama,
que dibuja lo absurdo del presente.
Nos sentimos distintos a la gente,
de otra hechura exquisita, de una trama
material y soberbia, con más drama
que asegura un latido diferente.
Semejantes en todo a muchos mismos,
de los moldes que salen los humanos
entre genes ahítos de espejismos.
Parecidos a otros ciudadanos
cuando sufren sus propios pesimismos
y se duelen de idénticos tiranos.
Enrique Sabaté. 6 de marzo de 2015.

jueves, 5 de marzo de 2015

El carro de la farsa.


Dispáreme sus señas sin remite
y alcancen mi refugio sus caderas
que sepa que serán mis prisioneras
a menos que con ráfagas lo evite.
No espero a que el silencio nos marchite
y deje en mal lugar nuestras carreras
por no saber subir las escaleras
y hagamos del encuentro un escondite.
No dude que halla en mi gloria y fortuna
que hice dos retratos de la Luna
y sepa que no hay otros semejantes.
Mi crédito seguro es de prestigio
escrito a cuatro tintas y un prodigio
que tiene libertad de comediantes.
Llegados a este punto, bella dama,
huimos en el carro de la fama.
Enrique Sabaté. 4 de marzo de 2015.
Las fotos se las robo a Johnny Xod.

A mi amigo Salvador Pageo Vázquez. Del IPE Nº 1


Metáfora de días del pasado
en rosas de otros vientos que no olvido
que acaso en el presente han sucumbido
por no ser conveniente ni nombrado.
La Torre que te viera ser soldado
camino del estudio en un silbido
a un paso del taller con su chirrido
de máquinas; hoy todo es reciclado.
Recuerda compañero, es conveniente,
que somos el metal y la herramienta
de un tiempo que pasó con su inventario.
Vivido con premura alegremente
a imagen de infantil impedimenta
que viste el corazón de calendario.
Enrique Sabaté. 4 de Marzo de 2015.

Sombra en el suelo.

Yo solo represento una apariencia
conforme con la sombra en el terreno
el mismo que comprende que es ajeno
al nombre que me habita sin licencia.
Dispenso inopinado con frecuencia
montones de discursos sin veneno
y hay días que acertándote de pleno
conservo la mitad de la decencia.
No paso por el ojo del mercado
ni entro por la puerta de la aguja
que tienen por costumbre estar vacías.
Estoy completamente delineado
espalda al sol que en tierra me dibuja
y pienso en multitud de piedras frías.
Enrique Sabaté. 5 de marzo de 2015.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Reconocido

Empírico me sueño y me presumo,
atávico y genial e intenso y loco,
en medio de la nada me trastoco
y dentro del abismo me consumo.

Acólito del largo  gris del humo
tan válido que soy cúspide y foco
esdrújulo y consciente que en revoco
a veces es fachada y otras grumo.

Atípico, en volumen y en conciencia,
me río de la suerte a torpe brocha
y a muelas saltimbanquis y oxidadas.

Me sirven los botones de adherencia
si juego a cielo abierto a la birlocha
que tengo las orejas acabadas.

Disculpen soy orate desenvuelto

y nunca me debieron dejar suelto.

domingo, 1 de marzo de 2015

Coplas glosadas.

RICHARD, Durando Togo, (Argentina 1910- ):
Gitana.



El árbol ya se ha secado
y tenía el agua al pie;
el amor que te he tenido
muerto está de lluvia y sed.


Estoy del todo perplejo
sin saber dónde he de ir
me estoy creyendo morir
a la vera del espejo.
Ya no tengo tu reflejo
y me encuentro extraviado.
¿Tanto me habré equivocado
o habré sido amiga un necio
que en el jardín de tu aprecio
el árbol ya se ha secado?

Cautivo y de penas harto,
sin fuerzas, mis sentimientos
solo son tristes momentos
en un rincón de mi cuarto.
En duelo injusto me parto
y ahíto nadie me ve.
Si supiera y no lo sé
me portara diferente;
no he visto la fresca fuente
y tenía el agua la pie.

Tanto que me has despreciaste
es muy poco para mí
acuérdate que te di
todo y todo me negaste.
Esto es ya mucho desgaste
mas yo no estoy ofendido.
Demasiado te he querido
y tú jamás me atendiste
por eso ya no resiste
el amor que te he tenido.

Ya no me pidas un beso
ni eches del futuro cuentas,
el presente te lo inventas
que ya no estoy para eso.
Tú y yo, ya ninguno ileso,
dos trazos en la pared.
Roto el amor, sin merced,
no te han de besar mis labios,
los sellaron tus agravios;
muerto está de lluvia y sed.

a Kike Portas. Mi tocayo y camarada.







El mar, el horizonte, nubes, cielo,
la patria y el camino que ya andamos
tan cierto como el día que nos vamos
del frío a la razón en paralelo.
El mundo conocido en el que estamos
y el tiempo que nos toca y que vivimos
sin otra realidad, que aquí sentimos
y aquí habremos de ser puesto que andamos.
Nosotros que a este pueblo lo servimos
sin nada que esperar salvo el servicio
que añade maestría a nuestro oficio
y orgullo del lugar donde estuvimos.
Allá lo que otros piensen y el que quiera
que sirva a su favor o a otra Bandera.
Enrique Sabaté. 1 de Marzo de 2015.

A Mar Gasco


Los mares son misterio por inmensos
que el hombre en su interés nunca asimila
océanos de miedo en la mochila
nos hacen al dolor ser más propensos.
Vivamos pues que es cosa que se estila
cargados con la pena sin olvidos
poniendo en cada día los sentidos
que abarcan nuestra lengua y la pupila.
Los seres que nos son siempre queridos
se van y en nuestro amor son compañía
que todos dejaremos algún día
el mundo y su experiencia y sus latidos.
Importa que el recuerdo nos palpita
y es algo que a la vida nos concita.
Enrique Sabaté. 1 de Marzo de 2015.