Un rayo

Un rayo en un instante por la esquina
se adentra y se ha instalado en el paisaje;
su luz a esta distancia determina
no solo a una elección sino al estiaje.

En paz con el momento me distraje,
telúrico y agreste en la rutina,
perdido entre la piedra y el ramaje
detrás de una leyenda que se arruina.

La tarde me habrá herido con sus luces
abiertas y masivas en la lente
si soy un virtual teleobjetivo.

El rayo me distrajo en estos cruces
si en nada me obsesiono, indiferente,
y todo es un reflejo receptivo.

Enrique Sabaté. 28 de febrero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección