Amistades

Mareas. Título de un magnífico poema en romance heroico que leyó ayer y me regaló manuscrito Hazel Messiatz.

Trovar por los caminos, las aldeas, 
los campos solitarios, los confines
del surco de la aurora y los afines
lugares de la mesa y las ideas.

Libar el vino dulce en las obleas
en una digresión de serpentines
que cruzan con sus voces los violines
de un tiempo de silencios y mareas.

Jugar a ser el agua y los conciertos
que dan grillos y urracas en los prados
y el himno de los páramos desiertos.

Birlarle a las leyendas resultados
y hacer que los errores son aciertos,
lo digan los mortales o los hados.

Enrique Sabaté. 22 de marzo de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.