El centro de la galaxia. (Una maldad)


Verdad irreverente te derriba,
acólito del bien y de la estrofa
más íntima, en un mal de propia estofa
mantienes un romance en la diatriba.
Pomposo en un lenguaje a la deriva
hinchado como vela; allá en la cofa
disparas la palabra que apostrofa
maldad que con soberbia te cautiva.
Tan fatuo te despiertas y ampuloso
que impreso con retórica tristeza
resuenan tus serrines a casposo.
Te sale de lo espeso la vileza,
que piensas son virtudes, pretencioso,
de un cubo de basura en tu cabeza.
Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.