La Tierra.


Sé que es grande mi ignorancia
de las verdades del hombre
sé más de lo vano en nombre
de lo falto de sustancia.
No poseo la arrogancia
de quien tiene una verdad.
La única realidad
que supe siempre ofrecer
estar dispuesto a aprender
en bien de la humanidad.
Viaja la nube en el cielo
aborregado y lluvioso
en un aire tormentoso
y benéfico en su vuelo.
Espera su gracia el suelo
en agua de bendición.
Pero en alguna ocasión
muestra una cara terrible
que inunda y deja visible
al paso devastación.
Suceden las estaciones
y a un día otro día más,
minuto a minuto vas
en la rueda de los sones.
Terminan las ocasiones
y el fin es seguir jugando.
La tarde viene marchando
entre el sol y el verde mar
quisiera poder parar
"pero aún sigue rotando".
Antigua beldad te llena
en paisajes de esperanza
y la más hermosa danza
viene a completar la escena.
Entretanto eres arena
de un reloj que el tiempo marca.
Tesoro en ti misma, Arca
de bendita vida, Tierra
de agua que nos encierra
como Noé con su barca.
Siento no tener sentido
y ahogados los sentimientos
a pesar de los intentos
y del amor recibido.
Nada en mí anhelo ha servido
me cubre un oscuro manto.
Zozobra triste mi canto
en un vacío universo
y solo me queda un verso
"inundado por el llanto"
Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección