Corazón de hierro forjado.





Mathilde Outtier. 

Le coeur en fer forgé de la Bretagne.

Las hojas reposan en un arabesco
Perenne de adornos entre la hojarasca,
botones prolijos en la chamarasca
quizá de otro tiempo más trovadoresco.
Fárrago atrevido en una borrasca
que esperase amores tan desbaratados
en tal desconcierto y tan embrollados
que sólo lidiasen en negra tarasca.
¡Guay! de aquellos mirlos tan enamorados
que presos del hierro la piedra les muerde
Y lloran un llanto entre amarillo y verde
Por ser tan modestos y tan recatados.
Alguno en la herrumbre sin pena se pierde
que el poso del tiempo les llega al rescate
antes que una lluvia sin fe los maltrate
que siempre hay amores que el mundo recuerde
y en su persistencia nos los malbarate
Corazón de hierro forjado y burlesco
Gigante que armado burlas quijotesco
eterno y curioso, loco de remate.


Enrique Sabaté.

Comentarios

Amparo ha dicho que…
Me encanta la palabra tarasca, la usaba mucho mi abuela (conmigo).
Buen domingo.

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.