La noche nos hirió sin alboroto
sin culpa y sin románticos espejos
la luna nos miraba sin complejos
a flote como extraña flor de loto.
Anoche nada fuimos, río ignoto
y trazos en un lienzo, disparejos
en plomo y apetencia de aparejos
y acaso talismán vencido y roto.
No en mármol si no en piedra que rodase
quisimos ser eterno desatino
y solo fuimos rosa, viento y vino,
efímero que el alba disipase,
siguiendo cada cual nuestro camino
que no se viera un rayo que parase.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.