Tolouse-Lautrec. Le chat.





A Isidro David Rodríguez Ortíz

En nocturno ambivalente
la expresión es acertada
peligrosa por airada
pero por demás decente.
Puede no ser muy prudente
un acceso de ternura
necesaria en la cordura
que nos conforma en esencia
si no araña la conciencia
y se convierte en locura.

Mudable fisinomía
por la fáctico y risible
en lo humano y lo terrible
y en tanto se desafía.
Iconoclasta manía
en tono de afirmación
sin lugar a la opinión
ni al patético argumento
que no puede ser lamento
sin desconsideración.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.