Dimitri Papagueorguiu.

Fragmento del Rapsoda y el reflejo de las columnas del patio de Santo Tomás de Villanueva del colegio Universitario de San Ildefonso, Universidad Cisneriana de Alcalá de Henares, hoy rectorado.

A Lolo Rovira y Suko.

Canta rapsoda a la musa
si la boca no atraganta
la palabra, ni te espanta
nuestra era de hoy, confusa.
Entona la dulce e ilusa
sonata de tu mirada
tu prosodia iluminada
sin retórica ampulosa
deja que caiga la diosa
en la épica jornada.

Oh, cantor de lo divino,
en estas piedras prometo
no anclarme ni echar sujeto
sino en el barro y el vino.
Deja que me sume al trino
sin prebendas ni laureles
que nos aten ni en las mieles
de aquellos odres vacíos
sino al croar en los ríos
de ranas y sapos fieles.

Quisiera cantor contigo
al verso darle color
y que mi voz sin pudor
se desgrane como el trigo.
Voy de nuevo a ser mendigo
de tu singular estela
que comparece y se encela
en duelo con los barrotes
y alentada entre los brotes
de la vida se revela.

También en tanta hidalguía

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.