Los cándidos ojos vivos
despiertos al nuevo día
a la flor de la utopía
sin márgenes ni recibos.
Aurora de los estribos
que al alba se despereza
y no yerra ni tropieza
con la carga que camina
si en tu mirada se afina
la madre naturaleza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Selección

Por la memoria.