Hilandera dormida.





La hilandera dormida. 1853.

Museo Fabre, Montpellier.

Irene Filandera, Gema García Gutierrez, Sandra la Misma y Eva Sinmás.

No termina el día y el duro trabajo
te obliga cansada a tal somnolencia
que te agita grave la dulce conciencia
sin que te permita un instante el relajo.

Una cabezada que se da a destajo
entre la vigilia y la transparencia
que anida el abismo de la incongruencia
de montaña arriba y cielos abajo.

De tan peregrina tu labor callada
rayo doloroso que todo conmueve
en la rueca amiga que atrapa y agrada.

Te lastima el hilo centella de nieve
chispa de la urdimbre clara de la hilada
que teje sus mundos en un sueño breve.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección