Atenas. Madrigal a tu razón de Estado.
Nacido en sexta parte
tu piel queda exhibida en la derrota
que excede a los sufragios del ilota
en fe, razón o arte.
El mustio derivado en dependiente,
si crítico indecente,
adepto del discurso peligros
que muerde el pensamiento
en lógica acritud que airado gloso
en tu discernimiento.
¡Oh Ática famosa!
disputas en la impía soledumbre
lo vacuo de la herrumbre
que hiciera de tu hazaña más gloriosa
-ingenio de rencores-
servida en el fervor de tus mayores.
Arconte y oligarca en condominio
por cuanto valoraste el raciocinio.
Enrique Sabaté.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.