Arte y ganas de vivir de un pueblo. La humanidad.



Claridad meridiana que a la sed se apareja
en un pobre sentido de inocente congoja
que recicla tu sueño y en ficciones se aloja
en letargo de voces y desmayos sin queja.

Aureola de ausentes que en sus lágrimas moja
tu aterida y absuelta condición necesaria
que se torna evidente y al momento incendiaria
si a este mundo liviano a la lucha se arroja.

Resplandece en su halo de consigna diaria
en el túmulo grave que se muestra a la vista
es iluso si quieres e infantil el artista
si en su molde de arena es función ordinaria.

Centelleo galante dibujado en la pista
con descaro evidente y frescura alocada;
un bufón que no burla ¿Servirá para nada?
si el temor al castigo enmudece egoísta.

¿Qué dirán si te saben de perdida mirada,
y agotado en  tus risas en silencio vacío
con el miedo en el cuerpo, tiritando de frío,
sin color en el rostro y la vida varada?

Hace falta el calor porque bulla el gentío
en las calles y plazas que hoy hay mucha tristeza
que galopa a los lomos de mentira y pobreza
y nos quiere arrastrar al dolor y el hastío.

Y no van a poder porque tú eres nobleza
torbellino de luz en las causas humanas
y sacudes el sol por abiertas ventanas
sin dejar de turbar tu infinita belleza.

Enrique Sabaté. 20 de febrero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección