Razón y fe.

Yo creo en todos los dioses
habidos y por haber
de Thor a Zeus y Rer,
en estos y en ventidoses.
Y en todo aquel que me gloses,
creo yo en el Dios cristiano
también en el mahometano
y en el judio: Yavhé,
a todos les tengo fe
son parte del ser humano.
Mas temo que la razón
no es igual que la creencia
una la aporta la ciencia
la otra la religión.
Yo me sumo a la nación
del hombre que es el sujeto.
A todos tengo respeto
y escucho a todos rezar
quien soy yo para negar
su doctrina, no me meto.
Hay quien busca allá en el cielo
para su cuita favor
y en medio de su dolor
halla en su oración consuelo.
Mas yo que en el duro suelo
tengo una corta existencia
¿porqué he de buscar la esencia
en predeterminaciones?
¿No me quedan más opciones?
¿Porqué no voy a asumir
que me haya de consumir
sin eternas convicciones?
Como cada quien yo soy
de mi tiempo, de mi espacio,
no necesito un palacio
ni un paraíso, aquí estoy,
vivo en el día de hoy,
no pienso para mañana
si escucho alguna campana
no me corre mucha prisa
ni ir al sermón, ni a la misa,
siempre la taberna gana.
Mal yo no hago a ninguno
de los seres del planeta
ni quiero ser exegeta
de libro sagrado alguno.
Allá cada cual, que es uno
y libre de ser el mismo,
ayuntarse a un espejismo
o a su absoluta verdad
hallando felicidad
en la duda o en el sismo.
Si hay eternidad, pues bueno,
y si no la hay pues nada,
la muerte la da una espada,
y nació vida del cieno.
Por esas cosas no peno
ni presto mucha atención.
Si una ley divina hubiera
por más que yo no creyera
o me hiciese el más devoto
igual que un juguete roto
mi ceniza se esparciera.
Si hay vida después de esta
y un alma el cuerpo nos guarna
o en otro ser nos reencarna
ni me importa ni me presta.
Así que solo me resta
como Protágoras dijo
ser buen padre, ser buen hijo,
y no altivo ni protervo
y si es verdad lo del verbo
soy salvo sin fe en arijo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.