Camión Barreiros. A mi amigo Sito Rampin. Sé que es aficionado a estas cosas del motor.


Veloz es con su carga el imponente,
más rápido que el viento con sus alas,
más raudo y más fugaz que los impalas,
el más expeditivo, el más potente.
Un auto camión como las balas,
cargado hasta los topes, poderoso
aun más que la lejía y vigoroso
se hace mil viajes sin escalas.
Forzudo que en el Circo fue aplaudido
enérgico cual Hércules gigante
orgullo de choferes y pulpeiros.
Dinámico y capaz, bien construido,
el símbolo ciclópeo elegante
nombrado gentilmente por “Barreiros”.
Enrique Sabaté. 19 de febrero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección