De mañana ahora.

Parad amargas quimeras
y sed ilusiones locas
partid de todas las bocas
en canciones lastimeras.
Besad nuevas primaveras
que el espíritu sonría.
Prended la mañana, el día
con los amorosos labios,
aceptad consejos sabios
de una dulce fantasía.
Apoderaos de estrellas
de las de algún firmamento,
dad luz a los sentimientos
aunque se borren sus huellas.
Representad artes bellas
a este mundo en cada aurora.
Acudid en buena hora
donde el ser os necesita,
dejad la emoción escrita
en la palabra sonora.
Id del camino a la fragua
y de la tolva al sendero,
subid en el tren viajero
del amor a la lluvia, al agua.
Y a ti, que sobre la enagua
llevas un lindo vestido
tan alegre y colorido
como una orquídea brillante,
enseña dama galante
el poder de tu apellido.
Enrique Sabaté. 24 de febrero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.