El sendero mañana.




De  nómadas vientos, aguas y soles,
las sendas de la vida y la fortuna
en campos de borrasca y girasoles
e imperios de alegría con la luna.

Estrellas y luceros, tantas sombras
y luces de fatales advertencias
que heridas ni las quieres ni las nombras;
errantes esperanzas tus esencias.

El bosque y los caminos cenicientos
en una beatitud de cuerda y zambra,
reatas temporales e instrumentos
de esplendida llanura, hermosa cambra.

Los astros de la bóveda celeste
al son de los violines  las carretas
con rumbo al sur o al sudsudoeste
susurran con su danza a los planetas.

En tu caravana
está el mar, el cielo
dolor y pena, la vida mañana
rodará en el suelo.

Esta noche melodías
de color y buenas lumbres
que tañen por alegrías
tradiciones y costumbres.

Y mañana dirá Dios
que en todo nos ha criado

lo que encontramos tú y yo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección