Neo-nada. Mis sandalias.



Yo era yo, o eso pensaba, primitivo
un lobo en la caverna sin futuro,
un lábaro de palo un cuaternario
tan gélido y logrero como un cuervo,
un tronco sin la luz del estilita
anímico patrón de mis tormentas,
el tópico trampero que acechaba
miseria y recorrido a un mudo ultraje
implícito en mi solo deterioro
ajado por el aire y los diluvios
y el seco chaparrón de arena y furia
que muerde y descalabra mis costados
y mata en el confín de los muñones
sin vuelta de advertido ni expediente  
traído en el orgullo de las líneas
que arañan en mi piel cardos y rocas
allá donde hacen nido los etéreos
gritones que sustentan mi apetencia
 de riscos y de huecos artificios
sujetos a la tierra en la que nacen
la planta y el color que es tan confuso
tan alto y vertical tan ampuloso
que me hace zozobrar  antagonista
en este umbral que alarga el horizonte
y apaga y determina y me revienta
si no sé qué he de hacer  que me defina
que solo soy de hierba que en el agua
se deja convencer por la corriente
y nada es más oscuro que el estuche
que a golpes de dolor me habrá engendrado;
el rostro que concibe un mal urdido
que ejerzo en la rapaz y falsa argucia
de una divinidad que es el ingenio
que ata a una inicua preeminencia
dispuesta a conseguir  bien y prestigio
a costa de otros míseros ingenuos

que ofrenden su trabajo por mi magia. 

Enrique Sabaté. 26 de enero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Selección

Por la memoria.

Te conozco